top of page

TESTIMONIOS DE VIVENCIAS Y CRECIMIENTO 

ALGÚN DÍA

Algún día

sin darte cuenta

pierdes aire,

o pierdes pie.

Sin darte cuenta,

resbalas tan abajo

que cuando 

miras hacia arriba

piensas

que no podrás

salir jamás.

Dentro del agujero,

no te sirve de nada

creer que no ha ocurrido,

ni pensar que algún día

lo olvidarás.

                                         Pilar.

ROTA...

Piezas desencajadas, colocadas en un sitio que no es el suyo, fuera de lugar es el sentimiento que predomina cuando pierdes tu personalidad y pagas cualquier precio por encajar.

Soledad es la que te domina sin cesar, haciendote darle vueltas a tu sentimiento de inferioridad.

Ansiedad se ha vuelto compañera en un viaje lleno de extremos, inestabilidad y miedo a lo que el pensamiento te pueda dictar.

La paz cuesta de recuperar, no se trata de tener una vida llana, sino de librar las peores batallas con tus demonios.

                                                                                                                                  Judit, 2022

Recuperar la vida, o al menos una que se desee vivir, no es tarea fácil ni sencilla. 

Las personas que llegan a un ingreso son supervivientes. De circunstancias propias y ajenas. De situaciones familiares complejas y de trayectorias vitales que las han llevado por senderos de fácil acceso pero complicadísima salida.

Empiezan el tratamiento de maneras muy diversas. Ni mucho menos todas empiezan motivadas. Un tanto por ciento muy elevado acude a terapia mas por presión que por iniciativa propia. Y lo más sorprendente de ésto, es que al mes los resultados del proceso han mitigado mucho las diferencias. Personas que arrancaron obligadas pueden estar muy implicadas en el proceso, y en cambio otras que llegaron con el tanque lleno de gasolina pueden estar deseando volver a la situación de la que querían huir. Como conclusión podríamos establecer que los más importante no es la motivación inicial, si no que se produzca un inicio del proceso, del tratamiento y en definitiva del cambio.

A continuación encontrarás expresiones escritas de personas que anduvieron por el camino del ingreso, lejos de casa, cargadas de ilusiones pero de muchos más temores, y que encontraron en ponerlos por escrito una forma de darles forma para poder relacionarse mejor con ellos. También sin saberlo, estaban ayudando a otras personas que pudieran leer ese fragmento de su historia después. 

Existen los finales felices ...

Arancha
De vuelta a casa

INSALUBRE

Vivo con un sabor amargo en la boca

no es algo que yo haya elegido

simplemente ha sucedido.

Me gusta pensar que es el sabor del pixu

pero la vida no me sabe a nada,

bueno, me sabe amarga.

Es un sabor que nada ni nadie tapa

al menos de no de una buena forma

porque no me dura, es demasiado fugaz.

Y como voy a comer con este sabor en la boca,

como voy a hacerlo si se extiende a todo el cuerpo,

lo noto en cada parte de mi.

De mi, de mi, de mi,

sin saber quién soy,

sé lo que peso,

sé lo que tengo,

esnifo sin ganas y sin contexto,

esnifo para que me llegue otro sabor

un sabor amargo que tapa otro sabor amargo

y no tiene sentido

pero es lo que mantiene cuerda

y lo que hace soportable mi existencia.

no me llena

nada me llena

si me siento llena me vacío

nada es comparable a la seguridad que me confiere saber que tengo pixu

nada se parece a la paz que siento cuando por fin, por fin, me vacío

hasta que llegue mi fin

a veces solo espero eso

Y es que no sé quererme si he comido

y aunque no coma no quiero

pero me callo y siento satisfacción en mis adentros

sigo con mi vida

Mi vida, mi vida, mi vida

ese caos y esa mezcla de cosas inconexas

discusiones, mucho odio

no solo en casa también en mi cabeza

está claro que no sabemos querernos

Drogas y más drogas

solo no me siento loca si no lo hago sola

los domingos se han convertido en mi día favorito

intentando hacer que todos los días sean domingo

pero entonces vuelvo a mi día a día

Me cuesta conectar

conectar con todo

Mi vida, mi vida, mi vida

no se lo que significa

no logro descifrar lo que hago

a donde vamos

como frenamos

IMG_E2370.JPG

Lo peor es que lo podría haber tenido todo,

no puedo evitar sentirme estúpida

sentir la culpa

la culpa de haberme jodido hasta este punto

y aún pero, de hacer daño a todos los que quiero.

Vaya bucle de autodestrucción más feo,

siento mucho hacernos esto

y quiero salir y no puedo

y hay una voz en mi que me recuerda que me lo debo, que nos lo debo.

Pero hay dos verdades en mis adentros

que siempre, siempre, siempre me acompañan:

la primera es que sé que la vida es amable

que la solía amar y la puedo volver a amar;

la otra es que soy como soy

y siempre vuelvo a la autodestrucción

y me desanima mucho pensar que estoy donde estoy después de todo

y que si logro salir de aquí

solo será para mantenerme en otra charco más hondo

puede que no dentro de poco

pero siempre vuelvo.

Y esa idea, esa idea me agota 

porque no sé hacerlo de otra forma

y hay días que tengo muchas ganas de volver a amar la vida

pero a la vez tengo la certeza de que me acabará matando

cuando sea como sea y por lo que sea.

Y lo siento, lo siento mucho, mucho, mucho

de verdad que no quería hacerme ni haceros esto

Por ahora solo espero

y desespero

sobre todo desespero,

intento aguantar

vuelvo a pintar

vuelvo a esnifar

quiero la solución inmediata

y sé que nadie me la va a dar.

Me estoy mentalizando

para el proceso que espero estar a punto de empezar,

me ha dicho el psiquiatra 

que ni él sabe como me va a ayudar.

Por ahora solo me queda esperar,

esperar con todas mis fuerzas volver a amar

a amar la vida, amar lo que hago y amarme a mi misma

y me suena muy lejano

pero algún día lo hice

y quiero pensar que volveré a conectar

a saborear...saborear.

 Alba (Pre-ingreso)

11 Noviembre 2020

CARTA A ÚRSULA

Querida ansiedad, no sabes lo que me duele que aparezcas en mi vida otra vez. Apareciste por primera vez cuando aún era una niña, no conocía tu nombre, pero supe que jamás me dejarías sola. Fuiste mi refugio y mi cementerio.

Poco a poco te fuiste adueñando de mi vida, de mi esencia, te gustaba comerte mis inseguridades y crear de nuevas, cada vez más pequeñita, cada vez más sumisa. ¿Por qué? Yo solo quería ser una niña feliz, pero realmente siempre lo ensuciabas todo con tu presencia y lo que mejor se te daba era esconderte dentro de mi para que nadie se diera cuenta.

La ansiedad se fue ganando terreno en mi interior hasta que invitó a la depresión  a entrar en mi casa. Dos auténticas fieras en un cuerpo adolescente, cuando se está creando el ser que va a ser... ¿Te das cuenta? ese era tu sueño perfecto, ¿verdad? ir empequeñeciendo a B para quedar tú, Úrsula. 

Estoy cansada de escucharte, de oírte en mi cabeza a todas horas, durante los momentos buenos y los malos, siempre estás ahí. La gente no se hace una idea de todo lo que tengo que luchar contra ti para poder seguir adelante y ver esperanza donde tú me haces ver que ya no hay.

No me hundiste demasiado cuando decidiste traer también Anorexia, ahí ya me sentí miserable, que no merecía todo lo que tenía, y no, la anorexia no es solo dejar de comer o verse gorda. La anorexia va mucho más allá, empiezas a sentirte tan miserable que ya no te ves con derecho a comer, te comparas con los demás a todas horas y te obsesionas por las calorías que ingieres y el número de la báscula. Te obsesionas tanto con un objetivo específico que nada más te llena, simplemente ese es el motor que te impulsa a seguir.

 

Cuando ya ni el objetivo es suficiente, ya te habías adueñado de mí, ya sabías que era tuya...

Fue ahí donde empezaron las autolesiones para dejar de escucharte más, de sufrir tanto, de pasar hambre y desmayarme por la calle. Cuando hacerme daño no surtía efecto venía la Desesperanza vestida de blanco, como una salida a poner fin al dolor, al sufrimiento y al terror.

Desesperanza me hizo tener pensamientos de acabar con todo, sí, pensé en suicidarme, sí, no me sorprende después de todo. Últimamente los tentáculos de Úrsula han vuelto con más fuerza que nunca. ¿Por qué os lo leo? Porque así lo hago real, así sé que no estoy sola, porque, aunque rodeada de gente me siento sola, sí lo sé... Cómo puede ser si ya he estado ingresada 2 veces, ¿no? Pues siento deciros que esto me acompañará toda la vida, yo ya no veo mi vida sin ella, sabe cómo meterse en mi cabeza y volver a hacerme pequeña, sabe manipularme y manipular a los que me rodean para que parezca que todo está bien, pero no lo está.

Lo siento, la B que conocíais ya no existe, ahora solo es Úrsula.

B.

29/11/22

 

 

Dosenuna.jpg
Marble Surface
bottom of page